Paseando alrededor de la estación de Kyoto

Aprovechando que tenemos nuestro alojamiento, el Ryokan Sakura, en la zona de la estación de Kyoto, vamos a hacer una recapitulación de aquello que se puede visitar dando un paseo por esta zona.

Obviamente no podemos olvidarnos de la propia estación de Kyoto, magnífico exponente arquitectónico de esta ciudad a caballo entre lo tradicional y lo moderno. Este edificio pasa por ser uno de los más grandes de la ciudad además de uno de los más modernos.

En su interior podemos encontrar, además de la estación de trenes y de Shinkansen, varios centros comerciales, restaurantes, tiendas, cines e incluso un lujoso hotel; además se encuentran aquí varias oficinas del gobierno municipal de Kyoto, incluida la oficina de Información y Turismo donde pueden atenderte incluso en español (tienen mucho personal multilingüe).

Ya desde que llegas y te bajas del tren el edificio de la estación impresiona, pero impresiona más aún si cabe por fuera, es un gigante de hormigón y cristal, diseñado de forma elegante y muy funcional. Aquí podéis descargar algunos mapas de la estación.

Justo a la salida de la estación por la puerta principal te encuentras con la dársena de autobuses más grande que yo haya visto, hay montones de ellas. Desde aquí salen autobuses a todas las partes de la ciudad y a buena parte de las ciudades de alrededor. Justo enfrente también puedes observar la torre de Kyoto, una impresionante torreta de telecomunicaciones visible casi desde cualquier parte de esta zona de la ciudad pues es el edificio más alto.

En los bajos de la torre puedes encontrar galerías comerciales con varios establecimientos y restaurantes locales con precios de menú del día muy ajustados. Comimos un menú bastante completo por sólo 3,50 €.

Por las calles aledañas a la estación de Kyoto puedes encontrar muchos restaurantes y supermercados pues es una zona donde se entremezclan las oficinas y los edificios residenciales.

Justo enfrente de la estación hacia la izquierda, en Shin-machi Dori puedes encontrar un magnífico y muy surtido supermercado al inicio de la calle donde puedes comprar todo lo que necesitas para comer, desde un bento a un precio estupendo a los ingredientes necesarios para preparar cualquier comida, eso sí, nos da la sensación que por aquí pasan pocos occidentales para comprar :)

Siguiendo por nuestro paseo por esta zona de Kyoto, nos encontramos con algunos templos y jardines dignos de mención. Nuestros pasos se dirigieron en primer lugar al Shosei-en Garden también conocido como Kikoku-tei (“terreno de naranjos”) que está localizado a pasos del templo Higashi Hongan-ji y a unos 10 minutos andando de la estación de Kyoto, es un jardín tradicional japonés con varias casas de té, un gran estanque, una pequeña cascada, piedras y árboles y plantas que están en flor durante todo el año.

Tras esta visita nos dirigimos hacia el cercano Higashi Hongan-ji Temple a través de unas encantadoras callejas que en unos minutos te llevan hasta el templo, que es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se puede acceder dentro del templo, eso sí, hay que dejar los zapatos fuera y entrar descalzo, en caso que no quieras dejar los zapatos, tienen unas bolsas en la entrada donde puedes poner tus zapatos y llevarlos contigo.

Desde aquí cruzamos unas cuantas calles con mucho encanto y casas tradicionales japonesas hasta Horikawa Dori, una gran avenida donde se encuentra situado el Nishi Hongangi Temple, también es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Ya la entrada es majestuosa y no te puede dejar indiferente. Está en una gran avenida de la ciudad, con una puerta de entrada gigantesca que da acceso al templo. Es un templo compuesto de varios edificios bien cuidados y conservados.

La sala de oración es magnífica y muy grande, una de las más grandes que hemos visto hasta ahora. Hemos podido observar muchos monjes en este templo, muy agradables y colaborativos que te explican todo lo que estás viendo.

Dentro de las salas y pasillos cuentan con magníficas tallas y esculturas de muy diversa índole que merecen la pena una vista, aunque sea rápida. Y también hemos de decir que nos ha encantado su fantástica torre de la campaña aunque queda algo escondida en el lateral del templo detrás de uno de los edificios. Pero si vas a ver el templo, debes de ir a ver la campana es muy bonita e impresiona por el tamaño y la cercanía con la que puede verse.

Aunque ya lo hemos comentado en esta zona hay que recomendar a todo el mundo que recorran las calles que se incluyen en el cuadrado entre Horikawa Dori, Shichijo Dori, Shiokoji Dori y Kawaramachi Dori.

Es toda una zona residencial con casas tradicionales de una o dos plantas en la que puedes ver la vida de la ciudad a un ritmo mucho más pausado y tranquilo. En esta zona también puedes encontrar muchos alojamientos, sobre todo del tipo tradicional como el Ryokan Sakura donde nosotros nos hemos alojado y que recomendamos por situación, relación calidad-precio y amabilidad de sus trabajadores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *