Un día maratoniano en Kyoto

Bueno, hoy vamos a ver algunas de las atracciones más interesantes en Kyoto y a demostrar en propias carnes que es imposible visitar esta magnífica ciudad en un solo día. Lo teníamos claro desde el principio, primero por las cosas que ver alrededor de Kyoto como Nara, Osaka , Hiroshima o Miyajima pero sin duda alguna tampoco da tiempo a ver en un solo día los monumentos más importantes de esta maravillosa ciudad.

Aún así hoy tenemos por delante un día bastante largo y eso que es nuestro último día en Kyoto antes de regresar a Tokyo para continuar con nuestro viaje. El primer consejo si queréis ver muchas cosas en Kyoto es que compréis un pase diario para el autobús, no es barato, pero tampoco tiene un precio prohibitivo y os hará ir más tranquilos.

Hay que recordar que en Kyoto, al igual que en otras ciudades de Japón, aunque no en todas, se entra en el autobús por la puerta de atrás y se sale por la de delante, se paga al salir y has de hacerlo con el importe exacto, aunque también cuentan con máquinas de cambio dentro del autobús ya que el conductor no toca el dinero.

Comenzamos el día temprano, llevamos las mochilas a la estación de Kyoto donde las dejaremos en las taquillas de la primera planta (las que están más cerca de la entrada al Shinkansen) mientras aprovechamos nuestra visita en nuestro último día en Kyoto.

estacion de kyoto

Volvemos a salir del edificio de la estación de Kyoto que nos sigue pareciendo majestuoso y nos dirigimos a la dársena de los autobuses donde tomaremos el número 5 que nos llevará a nuestro primer destino del día, el Ginkakuji Temple más conocido como Templo de Plata.

Nos bajamos del autobús no muy lejos del Ginkakuji Temple, lo justo para dar un pequeño paseo y disfrutar de los alrededores antes de llegar al templo. La calle de subida hacia el templo es muy bonita y entrañable, llena de tiendas y puestos donde comprar recuerdos o donde comprar algún refresco, pues aunque es temprano el calor empieza a hacer acto de presencia con fuerza.

Llegamos arriba de la calle donde se encuentra la entrada al templo, pagamos la entrada y nos dirigimos hacia dentro para disfrutar de este magnífico templo y sus jardines Zen, que sin duda son preciosos y merece la pena la visita. Lo que es el edificio del templo decepciona un poco, pues no es de plata, aunque si es bonito y muy vistoso, pero sin duda lo mejor de este templo son los jardines Zen, nos han encantado, así como los cercanos bosques de Bambú.

Este templo forma parte del conjunto de Monumentos históricos de la antigua Kioto (ciudades de Kioto, Uji y Otsu) declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994.

Una vez hecha esta visita nos dirigimos de nuevo por la calle hacia abajo hasta el cruce donde habíamos visto que indicaba hacia El paseo del filósofo o Tetsugaku no Michi. Este paseo es peatonal y va paralelo al canal que se ve desde el cruce.

Te lleva desde Ginkakuji Temple hasta Nanzen ji, aunque nosotros no lo hicimos entero e hicimos nuestra propia variación, como siempre. Este paseo se llama así debido a Nishida Kitaro, filósofo y profesor de la Universidad de Kyoto.

Toda esta zona es muy tranquila, rodeada de cerezos que suponemos en su época de floración harán de este paseo un espectáculo único. La zona es muy tranquila y silenciosa, se pueden observar casas y algunos negocios tradicionales así como cafeterías muy bohemias y muy bonitas, o al menos a nosotros nos lo parecieron.

Como nos gustaba el vecindario, decidimos perdernos por sus calles en lugar de continuar por el paseo hasta llegar a una avenida grande donde tomar el siguiente autobús. Vimos muchas casas tradicionales, de las que estamos acostumbrados a ver en la tele, casi todas de dos plantas y con pequeños espacios para los coches.

Tomamos en autobús que nos llevaría a nuestro próximo destino, el Palacio Imperial de Kyoto. El palacio está dentro de Kyoto Goyen un recinto amurallado que también contiene unos magníficos jardines. Se incluyen varios edificios, aunque hoy están cerrados y no hemos podido verlos por dentro, parecen ser muy bonitos.

Aprovechamos para ver los edificios desde el exterior y dar un agradable paseo por los jardines, con tan buena suerte que entre los arboles vislumbramos un lago donde está teniendo lugar una sesión de fotos de una Geisha que nos comentan está haciendo las fotos para su promoción. Se ve que todo evoluciona y esto no iba a ser menos.

Salimos de los jardines por el lado contrario al que entramos y tomamos un autobús que nos llevará hasta Nijo Castle.

Desde aquí tomamos otro autobús (no diréis que no estamos aprovechando el pase diario) que nos llevará hacia la visita más esperada del día, el fantástico Kinkakuji Temple con su Golden Pavilion, algo que sin duda nadie debe dejar de visitar en una visita a Kyoto.

El templo está enclavado dentro de un parque precioso, dado la hora que es hay mucha animación y mucha gente por el parque, nosotros aprovechamos para sentarnos a beber algo fresquito a la sombra antes de entrar a ver el templo. El día está siendo muy caluroso y no hay que olvidarse de hidratar bien el cuerpo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *