Osaka y su impresionante Castillo

Osaka y su impresionante Castillo

Tras pasar una más que agradable mañana en Nara nos dirigimos nuevamente en tren, gracias a nuestro maravilloso JR Pass a Osaka. Además hemos decidido, para aprovechar el tiempo comprar algo de comer en la estación de Nara y hacerlo en el trayecto entre ambas poblaciones. El viaje está ajustado, el día más aún y no queremos perder un minuto. El trayecto entre ambas poblaciones lleva unos escasos 45 minutos que se nos pasan sin darnos cuenta mientras comemos.

Los Viajes de Abarciela

Llegamos a Osaka, otra gran ciudad de Japón que tiene como se merece una gran estación, enorme, casi tan impresionante como la de Kyoto. La verdad que es una pena dedicarle tan poco tiempo, pero nuestra agenda es muy apretada aunque no queríamos perder la ocasión de ver el fantástico castillo de Osaka y alguna más de sus maravillas.

Lo primero que hacemos nada más llegar es dirigirnos al Umeda Sky Building muy cerca de la estación donde queremos subir a su mirador que llaman Jardines Colgantes. Una pequeña decepción, no se donde está el jardín, aunque las vistas son muy bonitas.

Tienen miradores interiores y exteriores, algunos de los exteriores están cerrados porque ha llovido y las barandillas y escaleras resbalan y se ve que lo cierran por seguridad.

También se encuentra allí un homenaje a Federico Moccia y sus famosos candados, el mirador está preparado para “enamorados” puedes hacerte una foto junto a los candados ya expuestos, y además puedes comprarlos allí mismo y grabar los nombres, y también una sala muy curiosa.

En cualquier caso las vistas bien merecen el paseo y subir hasta aquí arriba. Osaka es inmensa, obviamente no tanto como Tokyo, pero muy muy grande con edificios altos por todos lados.

Tras la visita al Umeda Sky Building nos encaminamos de nuevo a los alrededores de la estación donde queremos ir a los almacenes Hep Five para subir a su famosa noria desde la que dicen que también hay una gran panorámica de la ciudad.

Lamentablemente y también debido a la lluvia nos encontramos con que la noria se halla cerrada, así que damos una vuelta rápida por los almacenes y nos dirigimos de nuevo a la estación de Osaka donde cogeremos un tren de la línea circular de Osaka que nos dejará en pocos minutos junto al parque de Osaka y el castillo de Osaka.

Los Viajes de Abarciela

Damos un paseo por el parque, es un parque muy bonito y hay sombra lo que agradecemos dado el gran bochorno que hace. Aprovechamos para tomar un helado que nos viene de maravilla antes de subir las rampas al impresionante Castillo de Osaka.

El castillo está construido en alto, en un terreno rellenado artificialmente según pone en los indicadores, además está rodeado por un foso, lo que le da un cierto aire familiar para nosotros. Visualmente desde el exterior el castillo tiene 5 plantas si bien una vez dentro ves que tiene 8 reales. Además hemos tenido la enorme suerte de encontrar el castillo y sus alrededores totalmente restaurados recientemente, lo que le da un aspecto que impresiona más aún si cabe.

Ya hemos visto otros castillos en este y en otros viajes, pero puedo asegurar que ninguno nos ha impactado tanto como este. Es una autentica maravilla de la humanidad que si estas en Japón no debes perderte. El castillo ha sido destruido, dañado y reconstruido o reparado en numerosas ocasiones, pero siempre siendo fiel al original del siglo XVI.

Tras visitar el castillo y sus alrededores volvemos por nuestros pasos hacia la estación del parque del castillo de Osaka donde tomamos de nuevo el tren circular hasta el barrio de Dotonbori donde damos un paseo, viendo sus tiendas y aprovechamos para cenar y recuperar fuerzas antes de regresar a Kyoto a pasar la noche.

El día ha sido agotador, pero ha merecido la pena, el Gran Buda y los templos de Nara y el Castillo de Osaka, permanecerán en nuestro recuerdo para siempre como huella imborrable de nuestro paso por Japón.

Distrito de Ginza y sus maravillosas tiendas – Tokyo

Distrito de Ginza y sus maravillosas tiendas – Tokyo

Encaminamos nuestros pasos desde la estación de JR de Shimbasi hacia el distrito más refinado y lujoso de Tokyo, Ginza. Nada más salir de la estación no te hace falta mapa ni saber muy bien donde vas pues ves claramente una amplia avenida llena de edificios coronados con los más lujosos letreros a ambos lados de la calle.

Ginza
Aquí puedes encontrar Mont Blanc, Lladró, Channel, Dior, Louis Vuitton, Armani y otro buen número de tiendas de lujo que no nombraremos por no aburrir. La avenida tiene anchas aceras pensadas sin duda alguna para pasear tranquilamente mientras miras tiendas.

GinzaNuestra economía no nos permite comprar nada en estas tiendas, entre otras cosas también por el cambio tan malo que hay en estos días. Pero el no comprar no nos impedirá mirar y entrar en algunas de ellas.

Encontramos joyerías y relojerías de autentico lujo, y edificios enteros ocupados por una sola marca, como en el caso de Abercrombie que cuenta con un edificio de 11 plantas en plena avenida principal; ni siquiera el edificio de Nueva York tiene tantas plantas, si bien es cierto que estas plantas son más pequeñas. Entrar aquí es como entrar en cualquier otra, Londres, Nueva York y por qué no Tokyo. Dimos una vuelta rápida y seguimos nuestro paseo.

Continuando el paseo encontramos una enorme tienda dedicada a elementos de escritorio que no quisimos pasar por alto. Varias plantas sólo dedicadas a artículos de escritorio, sobres, papeles para escribir o de regalo, plumas estilográficas, bolígrafos o plumines entre otros de los miles de artículos que puedes encontrar.

Sin duda ver la colección de plumas que tienen a la venta merece mucho la pena, así como tintas de todos los colores, tanto en frascos de cristal como en cartuchos para estilográficas. Hay igualmente cientos de papeles para escribir cartas y un sinfín de artículos de escritorios de muchos tipos. La verdad que nos ha llamado mucho la atención, ha resultado ser un lugar muy agradable para visitar y comprar algunas cosas curiosas.

Ginza
Nuestra siguiente parada es el edificio de Sony que nos han comentado que promete mucho. Es un edificio completo de Showroom donde puedes ver todas las novedades de la marca. Comenzamos por el espectacular acuario virtual que tienen montado, te dan unas gafas de 3 D y vas pasando por un pasillo donde hay varias pantallas donde ves el mundo marino, como si estuvieras allí dentro.

Tras eso dimos una vuelta por todas sus plantas, donde puedes ver desde los últimos modelos de ordenadores a televisiones, cámaras de fotos, video y diversos accesorios. También tienes la posibilidad de comprar algunas de las cosas que exponen a precios bastante buenos, la verdad. Esta visita merece mucho la pena si vas con niños o bien si te gustan todas las maquinitas del mundo, jejeje.

Ginza
Tras el atracón tecnológico tocaba atracón gastronómico y entramos en un restaurante tradicional con muy buena reputación donde uno de nuestros amigos japoneses nos invitó a degustar un excelente plato de “Tendon” que para quien no lo sepa es un plato que se prepara con un cuenco con base de arroz y tempura de langostinos por encima que estaba realmente bueno, acompañado por una sopa miso.

El trato fue excepcional y las camareras vestían el tradicional kimono. Aunque es un sitio caro para los estándares europeos en cuanto al menú del día, la verdad es que la comida estaba fabulosa.

Ginza
Tras la comida, seguimos caminando y visitando algunas tiendas y algunos de los mejores Mega Stores del mundo que se hallan situados en este distrito de Tokyo donde puedes encontrar realmente cualquier cosa que se te ocurra, eso sí, a su justo precio.

Te ha gustado? Comparteló !!

Asakusa, nuestra despedida de Tokyo

Asakusa, nuestra despedida de Tokyo

Tras la visita al increíble mercado del pescado de Tsukiji, encaminamos nuestros pasos hacia el distrito de Asakusa donde pasaremos nuestras últimas horas en Tokyo antes de volver al hotel para recoger todo y dormir algo para salir de vuelta a España mañana mismo.

Asakusa
Llegamos a Asakusa en metro, nada más salir de la estación giramos a la derecha y entramos en  una calle que parece sacada de otro tiempo. Montones de tiendas de estilo tradicional donde comprar casi todo lo que se te ocurra, recuerdos y montones de elementos tradicionales como linternas de papel, cometas, ropa …

Asakusa
Entre todos estos puestos también puedes encontrar varios puestos donde comprar comida, bebida y algunos helados, que en un día de tanto calor como este son de gran ayuda.

Ya al entrar en la calle ves el templo al final. Es un enorme templo con mucha gente por los alrededores, tanto para ir a rezar como para ir a dar un paseo y ver las tiendas. Nos cuenta Hideo que Asakusa significa para el pueblo, y por tanto este distrito de Tokyo se creó como principal fuente de distracción para los habitantes de la ciudad.

Asakusa

Una vez hemos caminado por toda la calle principal llegamos al templo, grande, bonito, y sin duda alguna el más concurrido al que hemos ido en nuestro viaje. En los aledaños del templo se puede encontrar también un precioso y tranquilo parque que merece un paseo para explorar y muchas calles llenas de comercios de diverso tipo que también merecen mucho la pena.

Estamos cansados, es nuestro último día de viaje y no podemos evitar que se nos instale una tristeza por abandonar un país que nos ha gustado tanto y que tan bien nos ha acogido. También nos resulta difícil despedirnos de nuestro recién conocido amigo Hideo que tan bien nos ha tratado y al que tanto cariño hemos cogido en sólo unas horas.

En conclusión el pueblo japonés nos ha tratado de forma maravillosa, el país merece mucho la pena por muchas cosas, pero sobre todo por su gente … como casi todos no?

Asakusa
Tras despedirnos de Hideo tomamos nuestro último metro en Tokyo, que no tren, pues mañana tomaremos de nuevo el Narita Express que nos dejará en el aeropuerto de rumbo a Europa.

Llegamos a nuestra querida estación de Shinjuku que ha sido nuestra receptora en cada viaje a lo largo de estos días y aunque mañana vendremos le damos una vuelta más para despedirla.

Nos encaminamos a su salida sur para despedirnos también de la animada zona de compras y restaurantes donde compraremos algo para cenar en la habitación del hotel mientras preparamos las maletas y volvemos al hotel Washington Shinjuku donde nos disponemos a pasar nuestra última noche en Japón.

Asakusa

El viaje ha sido maravilloso, muchas gracias a todos por haberlo leído y muchas gracias desde aquí al increíble pueblo japonés, que tan bien nos ha tratado y tanto nos ha enseñado de esta cultura milenaria. Hasta pronto ¡!!

Te ha gustado? Comparteló !!

 

Paseando en Akihabara – Tokyo

Paseando en Akihabara – Tokyo

Hoy nos toca visitar el distrito de Akihabara, en Tokyo, uno de los lugares más tecnológicos de la capital nipona, no sin razón la llaman también la Electric Town. Este es uno más de los distritos comerciales que puedes encontrar en Tokyo, bueno, o no, según se mire. Es un distrito comercial sin duda, pero a diferencia de otros en Akihabara lo que encontrarás fundamentalmente es tecnología.Akihabara

Akihabara está lleno de tiendas de informática, electrónica, fotografía… todo lo que se te ocurra, edificio tras edificio son grandes almacenes dedicados a alguna de estas temáticas o a todas ellas. Es realmente impresionante y abrumador al mismo tiempo, no habíamos visto tantas cámaras de Fotos ni tantos ordenadores juntos nunca…

Llegamos a la estación de Akihabara, gracias a la maravillosa línea Yamanote que une prácticamente todos los puntos de interés de Tokyo. Llegamos temprano, poco después de las 5. Esta zona la habíamos dejado para la tarde, pues nos llamaba mucho la atención poder ver todos los edificios de esta zona iluminados de Neón.

Akihabara
Nada más salir de la estación te empiezas a encontrar con una cantidad increíble de puestos que venden todo tipo de pequeño electrodoméstico, podríamos decir. Venden batidoras, linternas, radios, pilas, despertadores… lo que se te ocurra está aquí.

Estos son puestos como de mercadillo, y por lo que nos cuentan son los precursores de toda esta zona. Estos puestos se establecieron alrededor de la estación de Akihabara nada más terminar su construcción allá por los años 50 del pasado siglo y poco a poco todo este distrito creció alrededor de estos puestos y se especializó como el centro tecnológico de Tokyo.

Está claro que si quieres comprar algo electrónico en Japón, este es un lugar que no puedes dejar de visitar. Las últimas novedades en informática, cámaras o consolas están a la vuelta de la esquina.

Puedes encontrar virtualmente de todo, eso sí hay que tener en cuenta el cambio con el Yen, pues por ejemplo en nuestro caso el cambio era tan malo que no nos interesaba comprar prácticamente nada. Mi marido quería un objetivo para su cámara y salía más caro que en España y eso que es una marca japonesa…

Mezclado con la tecnología o además de ella, en este distrito de Tokyo puedes encontrar todo lo que imaginas sobre el Anime, o al menos así lo parece a ojos de unos profanos como nosotros.

He de reconocer que no conocemos mucho sobre esta cultura, pero en esta zona hay innumerables tiendas de comics, figuritas y hasta disfraces de los personajes de anime.

También cuando comenzó a caer la noche comenzamos a ver cómo aparecían muchas chicas caracterizadas de personajes anime tratando de atraer gente a los locales. Las vimos antes de anochecer, pero no se si por la zona o por qué al anochecer se multiplicaron.

Akihabara
En esta zona es donde puedes ir a una cafetería a que te sirvan camareros vestidos de mayordomos o doncellas y donde puedes ir a un local para jugar a las casitas con tus amigas disfrazadas de personajes anime.

Akihabara
Sin duda es una experiencia diferente, aunque como digo, nosotros no entendemos prácticamente nada de este mundillo del anime tan grande y que tanto da de si.

Paseando por Shibuya – Tokyo

Paseando por Shibuya – Tokyo

 

 

Esta tarde nos vamos de paseo a Shibuya. Shibuya es uno de los distritos más importantes de Tokyo y tiene junto con Shinjuku una de las estaciones más transitadas del mundo, por donde pasan casi 3 millones de personas diarias.

Es un distrito, este de Shibuya, con muchos atractivos, desde los impresionantes centros comerciales dedicados principalmente a la moda, hasta la famosa estatua de Hachiko o  su famoso cruce conocido como Scramble Kousaten donde es impresionante ver pasar a gente.

Llegamos a Shibuya andando desde el cercano distrito de Harajuku donde hemos pasado la mañana y si por mi fuera me hubiera quedado para siempre. En el paseo que hemos tomado entre un distrito y otro hemos de mencionar que hemos visto la Universidad de Naciones Unidas algo que hasta hoy no sabíamos ni que existiera. Nos ha parecido curioso y por eso lo incluimos.

Shibuya

Lo primero que vemos es la estación de Shibuya, todavía no es hora punta pero ya se adivina la gran cantidad de gente que ha de pasar por aquí.

Primer paso por el cruce de Shibuya, estamos en la puerta de la estación, pero nuestro destino es otro, vamos a ver la estatua a Hachiko, hemos de reconocer que no conocíamos de la existencia de tal hasta que no vimos la maravillosa película de Richard Gere, pero tras verla investigamos el caso real en el que se basa y nos maravilló tanto que esta estatua es una de las cosas que no nos podíamos perder en nuestro viaje a Japón.

Conociendo bien la historia de Hachiko no cabe duda que se te ponen los pelos de punta cuando llegas a ver la estatua dedicada a tan noble animal.

Shibuya
Tras observarla detenidamente y hacer las pertinentes fotos, toca la visita a los impresionantes Department Stores de la zona y no podemos dejar de visitar el archifamoso Shibuya 109 que dicen es donde nació la cultura Kogal.

Tras este hay otros muchos y muchas calles comerciales con tiendas de ropa y más ropa, el paraíso vamos… Además observamos la gran implantación de marcas españolas por la zona como Zara, Bershka o Mango con importantes edificios y varias tiendas en pocas calles alrededor.

Nuestra acompañante local Sumiko nos indica que son marcas muy apreciadas entre las mujeres japonesas y que son indicativo de ir a la moda. Nosotros hemos descubierto la marca Uniqlo que viene a ser el Zara Japonés y que nos ha encantado por calidad y precio.

Mi marido ha cargado con ropa deportiva wet dry para todo el año y yo he encontrado unas cuantas cosas monísimas a unos precios de locura incluso con este cambio del Yen tan malo. Para que os hagáis una idea las camisetas de deporte wet dry están a aproximadamente 4 € y los pantalones a unos 7€.

Continuamos paseando por la zona, viendo tiendas y locales de moda y de comida. Y algunos restaurantes españoles con las típicas especialidades a unos precios razonables, la verdad. La noche va llegando, las luces encendiendo y un día más observamos lo bonito que es Tokyo por la noche cuando todas las luces se encienden.

Regresamos al cruce de Shibuya donde aprovechamos para subir a la primera planta del Starbucks para tomar un Frapuccino y retomar fuerzas. Aprovechamos para observar desde aquí arriba el cruce con una perspectiva diferente. Aunque está prohibido hacer Fotos desde aquí, no fuimos capaces de entender el motivo, alguna hicimos :)

Shibuya

Terminado el descanso, volvimos a cruzar el famoso cruce y nos dirigimos hacia la estación a tomar la Yamanote Line que esta incluida en el JR Pass para regresar a Shinjuku donde nos espera el hotel, hoy nos hemos merecido un buen descanso, aunque no sin antes pasar por Akihabara, el distrito electrónico!!!!

Viaje a Laponia – Visita a una granja de Huskies

Viaje a Laponia – Visita a una granja de Huskies

Hoy toca la excursión a una granja de Huskies, para esta ocasión, además de escoger a la misma agencia que el resto de excursiones, hemos escogido la opción de ir y volver a la granja en moto de nieve, pero como todavía los ríos no están lo suficientemente helados se hace en dos partes.

Primero nos llevan en autobús a ver la granja de Huskies. Allí vemos los perros en sus jaulas o en sus zonas delimitadas. Estos perros viven en la nieve, haces sus agujeros y duermen en grupo para no pasar frio.

Visita a una granja de Huskies
Visita a una granja de Huskies
Lo más interesante de visitar una granja de Huskies es que te dan un paseo montado en un trineo por un circuito que tienen delimitado y en el que se va realmente rápido y puedes sentir un poco lo que debe de ser cruzar una amplia zona congelada montado en uno de estos. Desde la granja también hacen excursiones más largas, incluso de varios días, pero nosotros con el paseo y ver los perros y poder tocarlos teníamos suficiente, sobre todo cuando nos pasaron a la zona donde están todas las madres con los cachorros, son tan lindos ¡!

Visita a una granja de Huskies
Una vez das el paseo te metes en uno de los edificios de la granja donde tienen un estupendo fuego para entrar en calor y te dan un zumo caliente, que entona muy bien el cuerpo. Tras la visita a la granja de huskies nos llevan de nuevo en autobús de vuelta a Rovaniemi donde iremos a coger las motos de nieve.

Primer contacto con una moto de nieve, tras prepararnos y abrigarnos aún más vamos a tomar contacto con la moto. Nos explican un poco el funcionamiento que es muy sencillo y nos montamos. Vamos saliendo en fila de a uno hacia el rio. Estamos en una moto que pesa una barbaridad encima de un rio congelado, tan congelado que no pasa nada.

Visita a una granja de Huskies

Los primeros contactos son raros, el acelerador en lugar de ser como el de una moto normal es una palanca que se acciona con el dedo pulgar, lo que a la larga hará que este dedo pase realmente cerca de la congelación.

Conducir una moto de nieve no es más difícil que hacerlo con una moto de calle, yo diría que incluso es más simple, se puede parecer más aun a una moto de agua. Eso si, hay que tener cuidado pues realmente corren mucho.

Damos un buen paseo por el rio, por el bosque, haciendo zigzag, por zonas más estrechas para maniobrar y sobre el ancho rio para correr. Hacemos una parada para descansar un poco y de paso hacer un ángel en la nieve, que no lo habíamos hecho nunca y nos hacía ilusión.

Visita a una granja de Huskies
Una vez terminado el paseo en moto de nieve volvemos a las oficinas de la agencia, que están frente a nuestro hotel y terminamos nuestra excursión. Una gran idea, tanto la granja como las motos, nos han encantado las motos, podríamos acostumbrarnos a tener una aparcada en la puerta, si viviéramos aquí, claro.

Como final diremos, que el dedo pulgar del acelerador de aquel que conduzca la moto lo pasara francamente mal, debido a la velocidad y al tener que estar separado del resto y por otro lado que por primera vez en nuestra vida se nos han congelado las pestañas. Es una sensación extraña que nos ha hecho gracia.

Viajar a Laponia

Viaje a Laponia – Tomando contacto con Rovaniemi

Cuando llegas a Rovaniemi, sobre todo si es invierno, te encuentras con una preciosa estampa de tranquilidad. Ya desde que te acercas a la ciudad desde el aeropuerto la vista te enamora. Es una estampa de pueblo de nieve. Todo blanco, pero precioso, con una luz cenital magnífica.

contacto con Rovaniemi

contacto con Rovaniemi
Una vez llegados y alojados en el hotel se había hecho de noche (se hace de noche muy temprano)  decidimos dar nuestro primer paseo por la zona y de paso cenar algo. Como dijimos el Hotel Sokos Vaakunas se encuentra situado en la calle Koskikatu que es la calle principal de la localidad, en su mayor parte peatonal. Lo cual es fantástico, porque tienes la mayor parte de cosas a un simple paseo.

contacto con Rovaniemi
Lo primero que notamos fue frío, un intenso y penetrante frío. Tenemos 18 grados bajo cero, es pleno diciembre y nosotros vivimos en Sevilla, donde las temperaturas son mucho más templadas. Todo el suelo está nevado o helado, no sabemos distinguirlo; lo que si tenemos claro es que nos maravilla la ciudad y el hecho precisamente de que haga tanto frío y esté todo blanco.

En la calle Koskikatu nada más salir del hotel te encuentras algunos lugares para comer, una pizzería, el restaurante Amarillo del Hotel, un restaurante Chino y el maravilloso restaurante Nili. Un poco más adelante encuentras ya tiendas de regalos, recuerdos, conveniencia y muchos más sitios donde comer así como algún centro comercial, varios de hecho, de diferente tamaño.

Rovaniemi es una ciudad tranquila, donde aunque estamos en su máxima época turística y todos sus hoteles están al 100% de capacidad, no encontrarás una sola aglomeración. Sus habitantes son educados y mucho más civilizados de lo que estamos acostumbrados en estas latitudes, paran en todos los pasos de peatones e incluso donde no los hay.

Es ya tarde así que nos damos un paseo, vemos un poco el panorama de la zona en la que estamos, que es toda la zona central de la localidad. Como ya es algo tarde para esta zona decidimos ir a cenar.

Tras nuestra magnífica cena decidimos seguir con nuestro paseo antes de ir a dormir y de paso acercarnos a donde está la agencia que hemos escogido para realizar todas nuestras excursiones en nuestra estancia aquí para saber donde está.

Así que volvemos a tomar Koskikatu (la de veces que hemos tomado esta calle arriba y abajo en nuestra estancia) para dirigirnos hacia el hotel y seguir un poco más allá donde se encuentran las oficinas de Lapland Safaris donde hemos decidido realizar los safaris… “Safari de Papa Noel”, “En Busca de la Aurora Boreal” y “Leyenda de los Cuatro Vientos”.  Está tan sólo cruzando la calle del hotel, es la siguiente esquina, lo cual es muy conveniente para nosotros.

contacto con Rovaniemi
Tras ver la localización exacta de las oficinas de Lapland Safaris nos dimos cuenta de cuánto engaña el plano de Rovaniemi, tanto en Google Maps como en los planos que tan amablemente nos habían enviado desde las oficinas de turismo. A diferencia de otros muchos lugares en los que hemos estado, en esta localidad todo está mucho más cerca de lo que parece en los mapas.

Decidimos seguir con nuestro pequeño paseo y bajamos hasta el río, que ya se estaba congelando casi en su totalidad y nos dio una buena visión de Ousnasvaara, la estación de esquí que está sólo cruzando el río.

La visión de ver un rio tan ancho casi completamente congelado es muy emocionante para nosotros, nunca habíamos visto un río tan grande congelado, de hecho en los próximos días lo pasaremos en moto de nieve. A lo largo del río hay un interesante paseo con árboles que suponemos en otra época del año dará un verdor y frescor a la zona muy bonito, pero que ahora queda algo solitario.

contacto con Rovaniemi

Tras un rato de paseo decidimos volver al hotel y descansar un poco que a partir de mañana tenemos actividades y serán días de mucho movimiento.

 

Te ha gustado? Comparteló !!

 

Que hacer en Copenhague en 4 dias

Este viaje es más corto que la mayoría que solemos realizar y ya acaba hoy. Con la normal pena y tristeza de cuando un viaje acaba nos levantamos en nuestro último día en esta magnífica capital báltica.

Hoy no tenemos demasiada prisa, queda poco del planning por hacer y tenemos la salida de vuelta a casa bastante tarde, así que bajamos tranquilamente a desayunar, a despedirnos de los riquísimos dulces daneses y subimos a hacer las maletas.

Bajamos para hacer el check out aunque pensamos dejar las maletas en recepción hasta más tarde. Encaminamos nuestros pasos al National Museet, museo nacional de Copenhague que tiene una interesante muestra de toda la historia de estas tierras. Es un edificio bonito, en el que hay 4 plantas llenas de diferentes momentos de la historia de Dinamarca.

Copenhague

Sin duda si hay que remarcar algo de la visita a este museo nosotros nos quedamos con el espacio dedicado a los juguetes, muy especialmente los dos pasillos llenos de casa de muñecas que puedes ver por dentro y por fuera. Aunque tampoco hay que perderse la representación del diseño Danés a través de su ropa, electrodomésticos, etc… toda una visión de cómo fueron las décadas anteriores en este país.

Copenhague

 

La verdad es que este museo, gratuito, por cierto, es un estupendo lugar donde pasar un buen rato si el día está lluvioso o especialmente frio. En nuestro caso, como no es así y aunque algo fresco brilla el sol, vamos a aprovechar para dar nuestro último paseo por Copenhague, una ciudad que sin duda nos ha gustado mucho y que recomendamos fervientemente, sobre todo por su gente maravillosa y hospitalaria que nos han hecho el viaje mucho más agradable si cabe.

Sin olvidar que la ciudad en si es muy bonita y digna de visitar y pasear. Si pasear es la mejor manera de conocer cualquier ciudad, esto es más verdad si cabe en Copenhague, aunque si te apetece se puede disfrutar también, y mucho, de esta ciudad en bicicleta, que no deja de ser el medio de transporte favorito de los lugareños.

No sin cierta tristeza dirigimos nuestros pasos al hotel donde recogemos nuestro equipaje y ponemos rumbo a la estación central donde tomaremos un tren que en menos de 20 minutos nos dejará en la terminal 3 del aeropuerto, donde tomaremos nuestro vuelo de regreso a casa.

Que hacer en Copenhague. Dia 3

Copenhague – Día 3. Christiania y Tivoli

Hoy comienza el que sin duda es el día más esperado para nosotros de este viaje. Además teniendo en cuenta la paliza de ayer, hoy al menos el día es más relajado. La intención del día es simple, vamos a ver Cristania y a pasar gran parte del día en el Tívoli, el parque de atracciones más antiguo de Europa, y sin duda uno de los más bonitos.

Tras levantarnos y desayunar en el hotel tan bien como días anteriores (que buenos dulces hay en este hotel…) Tomamos el S-tog (o tren de cercanías) en la estación de Vesterport que tenemos nada más salir del hotel y nos dirigimos hasta Christiangshavn, la estación más cercana a Christania.

Salimos de la estación y paseamos por las calles de este agradable barrio, casi hasta bullicioso a estas horas de la mañana (todo el mundo va a trabajar a estas horas, y en bicicleta). Enseguida llegamos a la entrada de Christania y su famoso arco.

Copenhague

Todavía es temprano, así que no hay demasiada gente y todavía hay tiendas cerradas, pero algunos bares están abiertos para poder tomar un café y charlar con alguno de los habitantes de este barrio un tanto extraño y a la vez maravilloso.

Hablamos con una encantadora mujer mientras tomamos café, es la encargada del negocio de venta de plantas que hay al final de la calle principal. Amablemente nos traza una ruta de paseo para ver las partes más bonitas de su vecindario. Siguiendo sus indicaciones paseamos tranquilamente por el barrio, viendo sus casas y el lago, uno de los grandes atractivos de esta “ciudad” independiente dentro del propio Copenhague.

Copenhague
Tras la visita decidimos pasear tranquilamente por la ciudad en dirección al Tivoli, donde queremos pasar al menos la tarde y dejar que la ciudad nos muestre alguno de sus encantos ocultos.

Paseamos a lo largo de gran parte de la ciudad y encontramos tiendas curiosas, interesantes, mucha ropa y otras cosas de segunda mano a buenos precios. Ojo, aquí las cosas de segunda mano no son como en España que sólo vendemos de segunda mano lo que está roto… por no hablar de los dulces!!!

Copenhague
Descubrimos algunas cosas interesantes como un estupendo local que vende Bagels cerca de Stroget y que harán las delicias de los más glotones.

Copenhague

 

Y antes de darnos cuentos nuestro paseo nos trae a las puertas del Tivoli. Parecemos dos niños pequeños, a la puerta de uno de los parques de atracciones más antiguos y con más historia de Europa. Sin duda alguna, una visita obligada en Copenhague.

Además, al ser estas fechas tan cercanas a la Navidad, ya está todo decorado para esta fiesta y hay multitud de tiendas que venden adornos y otras cosas típicas de Navidad.

Copenhague

 

Al pasar por las puertas y dar la entrada nos sentimos como dos niños pequeños, estamos emocionados y no es para menos. El lugar es precioso. Además tienen la exposición del Titanic, que como no pudimos verla en España por diversos motivos, no vamos a perder la ocasión de verla aquí. La exposición es interesante y tiene algunas cosas que son dignas de ver. Sin duda te dejan ver más de cerca como fue la tragedia del naufragio de este barco.

Copenhague
Tras la visita a la exposición, comenzamos nuestro paseo por el Tivoli y sus diferenciadas zonas, oriental, india, rusa… en cada una parece que llegas a estos países y en cada zona encuentras diferentes atracciones así como cafeterías, restaurantes y otros establecimientos de alimentación y entretenimiento.

Hasta una churrería ¡!! Ya las hemos visto en otros países, pero nos sigue llamando la atención la penetración internacional que están teniendo estos negocios tan tradicionales y castizos en España.

Copenhague

Si los precios en Copenhague en general son caros, aquí dentro del Tivoli esto toma un cariz superlativo, 5 € por café nos parece algo excesivo, pero nos sirve para descansar y pasar un agradable rato sentados junto a una chimenea mientras nuestros pies descansan un poco.

Continuamos con nuestro paseo y nuestras aventuras en las atracciones de este parque de atracciones, no os podéis perder la montaña rusa de madera, la sensación más espectacular de todo el parque de atracciones.

Tras un día no tan agotador como ayer, pero donde el cansancio se va notando, decidimos cenar en el restaurante Balkonen, donde tiene un menú especial para la cena, con platos típicos de la gastronomía danesa para navidad por algo más de 25 € por persona.

Copenhague

El servicio es exquisito y las vistas de todo el parque desde la mesa en la que cenamos no tienen precio. La comida es aceptable y es buffet, así que puedes aprovechar para probar muchas cosas. Hay arenque con diferentes preparaciones, pato, carne de cerdo… mucha variedad de platos y además como las fechas son las apropiadas todos los platos son tradicionales en sus comidas de Navidad.

Copenhague

 

 

Tras la cena damos otro breve paseo mientras bajamos la comida y nos dirigimos a nuestro cercano hotel para pasar nuestra última noche en Copenhague.

Te ha gustado? Comparteló !!

Que hacer en Copenhague. Dia 2

Copenhague Día 2 – Carlsberg – La Sirenita – Kastellet – Amalienborg – Torre Rundetarn – Gammel Strand – Christiansborg – Tour con Canal Tours

Nos levantamos temprano y a las 7 de la mañana ya estamos desayunando en el restaurante del hotel, que tenemos incluido en el precio y que nos ha sorprendido bastante, si la calidad de la habitación es solo aceptable, el desayuno está a la altura de hoteles de mucha mejor categoría.

Así que tomamos un desayuno digno de unos campeones y tomamos fuerza para un día que promete ser largo, pero muy entretenido. El planing del día incluye el museo Carlsberg, la Sirenita, el Kastellet, Amalienborg, Gammer Stand, Christiansborg y un paseo en barco por los canales de Copenhague. Buen día de caminata sin duda alguna.

Copenhague

Comenzamos el día, nada más salir del hotel cruzamos el semáforo y entramos en la estación de Vesterport, donde tomaremos un tren hasta Enghave para visitar el museo de Carlsberg.

Queremos llegar pronto pues hemos leído que la zona merece la pena ser vista, así que llegamos antes que abra el museo y así poder disfrutar de todo este interesante barrio, donde se mezclan zonas residenciales e industriales y donde no puedes dejar de visitar la puerta de los elefantes, un elemento muy interesante y precioso que a nosotros nos encantó.

Tras la visita de la zona, los parques y de ver como los daneses salen a correr en domingo haga frío o no… dirigimos nuestros pasos hacia el museo de Carlsberg

Copenhague

donde todavía no han abierto, pero llegamos justo a tiempo. Entramos, compramos nuestras entradas y hacemos nuestra visita guiada, los establos, los edificios de la fábrica, realmente bonito e interesante.

Con la entrada al museo te incluyen dos cervezas o refrescos en el local que hay en la primera planta del edificio principal, aunque no es hora de tomar mucha cerveza, vamos al menos a probar una.

Como Carlsberg hemos bebido muchas, optamos por probar la especialidad de navidad y una light para ver que tal, la light no está mal y la de navidad sin duda es muy fuerte para nuestro gusto, pero bueno. Aprovechamos para jugar un futbolín en el bar ante la atenta mirada de los turistas japoneses que andaban por allí.

Una vez finalizada la visita al museo tomamos de nuevo un tren que nos lleva hasta los alrededores de la Sirenita desde donde continuaremos el día a pie visitando cosas hasta llegar al hotel.

Copenhague
De nuevo al salir de la estación de tren tomamos conciencia de lo verde que es esta ciudad y la cantidad de parques que tiene, estamos en el Kastellet, un parque artificial en forma de estrella que rodea el susodicho Kastellet que pasa por ser una de las fortificaciones mejor conservada de Europa. Todavía se nota su pasado, y presente, militar, pues los edificios todavía son propiedad del ministerio de defensa y se utilizan para temas oficiales.

Día 2
Desde aquí encaminamos nuestros pasos a uno de los grandes atractivos de la ciudad, la Sirenita, que aunque ya la vimos en Shanghai durante la Expo de 2010 no podíamos dejar de venir a verla a su lugar original y poderla ver más de cerca, pues allí estaba rodeada de metacrilato lleno de dedos que no dejaba verla del todo bien

Copenhague

Paseando por el parque adyacente al Kastellet llegamos a la Sirenita, lugar fácilmente reconocible por ser donde se acumula más gente de la zona… Tras las Fotos de rigor, encaminamos nuestros pasos a la siguiente visita del día Amalienborg.

Copenhague
No está muy lejos, por lo que hay que caminar, Amalienborg es el palacio donde la familia real danesa tiene su residencia de invierno. Es una plaza octogonal formada por 4 edificios diferentes construidos en estilo barroco.

Los edificios tienen un interés arquitectónico elevado y además puedes ver a la guardia real en sus puertas. Desde la plaza también puedes tener una visión interesante la Iglesia de Federico, conocida por su impresionante cúpula de Mármol. Bajo nuestro punto de vista este es uno de los mejores lugares para contemplarla.

Copenhague

Desde la Iglesia de Federico tomamos la calle Bredgade que en poco tiempo nos deja en la cabecera de la calle Nyhav donde tomaremos el barco para dar el paseo por los canales en breve.

La empresa Canaltours ofrece varias opciones para disfrutar de los canales de Copenhague. Nosotros escogimos el Tour que sale de Nihav y que os dejamos aquí.

El circuito dura aproximadamente una hora y te enseña desde el agua las principales atracciones de Copenhague. Es interesante todo lo que te van contando y te ayuda a hacerte una idea general de la ciudad, además en un día de tanto andar como está siendo hoy no viene nada mal el estar una hora sentados jejeje.

Copenhague
Tras terminar el circuito en barco, aprovechamos para contemplar Nyhavn de día, con sus coloridos edificios y su bulliciosa vida diurna, sin duda un lugar que no te puedes perder en tu visita a Copenhague.

Nyhav
Continuamos paseando por la ciudad hasta llegar a Gammel Stand o playa vieja de Copenhague, otro maravilloso paseo que dar en esta ciudad preciosa, tranquila y relajante que incita a pasear. Tras pasear por la playa vieja cruzamos el puente hacia Christiansborg sede del parlamento danés que merece la pena una visita, aunque sea rápida.

Copenhague
La verdad que el día está siendo largo, así que nos hemos merecido un descanso, pero para ser más originales o al menos tratar de serlo, y como no hace suficiente frío todavía, vamos a ir al Absolut Ice Bar de Copenhague para tomar una copa y reponer algunas fuerzas… como es temprano, la verdad que el ambiente en el bar es inexistente, pero bueno, nos gusta ver estos bares allá donde vamos y aquí no iba a ser menos.

Copenhague

Copenhague
Tras el descanso continuamos paseando por esta ciudad, que parece no cansarnos nunca y nos dirigimos ya hacia las cercanías de hotel donde buscar un restaurante para cenar y reponer energías.

Para cenar elegimos uno de los múltiples locales que tiene repartidos por la ciudad la cadena Jensen´s Bofhus que hay en las cercanías del hotel, donde disfrutamos de unos buenos platos de carne a la brasa a unos precios contenidos, teniendo en cuenta lo que hay en la ciudad :)

A descansar y mañana será otro día.